Desde 1896, la empresa familiar estadounidense continúa fiel a su compromiso con la calidad. Sus productos de hierro fundido se usan para cocinar las recetas favoritas y en muchos hogares permanecen en el fuego durante todo el año. Tanto para los chefs profesionales como para los amantes de la gastronomía, estas sartenes brutalmente resistentes son la herramienta perfecta.