Con una trayectoria de 103 años en el mercado, este fabricante de juguetes de alta gama se destaca por la calidad de sus materiales y sus técnicas de fabricación tradicionales. Cada muñeco está meticulosamente cosido y acabado a mano por talentosos artesanos alemanes. Los animales de Steiff están hechos de mohair, alpaca, cashmere, terciopelo, algodón, fieltro y felpa tejida, generalmente reservado para la industria de la alta costura. Son verdaderas reliquias familiares que se transmiten de generación en generación.