El vino contiene conservantes artificiales llamados sulfitos añadidos durante su producción que, una vez abierta la botella, ya no son necesarios. Para eliminarlos, Ullo proporciona un sistema de purificación patentado de polímeros que filtra esos componentes y su sabor amargo, a la vez que permite que otros compuestos del vino fluyan sin ser afectados.